¿En Venezuela hay un momento estancado?

La administración Trump ha dicho que el uso de la fuerza militar estadounidense sigue siendo una opción posible, pero algunos aliados de Estados Unidos en la región y en Europa se oponen a cualquier intervención militar en Venezuela.

BBG / VOA

El regreso del presidente (E) Juan Guaidó también se produce en medio de la preocupación de que el reciente aumento de la presión económica y diplomática impuesta a Venezuela hasta ahora no ha logrado persuadir a los líderes militares del país para que abandonen Maduro, a pesar del aumento de la represión y la pobreza en un país con las mayores reservas de petróleo del mundo.

En enero, el presidente de Estados Unidos Donald Trump impuso sanciones por confiscar los activos petroleros de Venezuela en los Estados Unidos.

Guaidó también ha ofrecido una amnistía limitada para las fuerzas militares que desertan.

La semana pasada, el gobierno de Trump impuso sanciones selectivas a seis miembros de alto rango de las fuerzas de seguridad venezolanas en respuesta a los esfuerzos, en su mayoría exitosos, del gobierno de Maduro para impedir la entrada al país de convoyes de ayuda humanitaria.

Estados Unidos también advirtió a Maduro que habría graves consecuencias si Guaidó es arrestado.

El lunes, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, dijo en Twitter: “El mundo está mirando”.

“El Presidente Guaidó regresó a salvo a Venezuela hoy para continuar con su fuerte empuje por un futuro democrático para el pueblo de su país. Los Estados Unidos apoyan plenamente a Guaidó y a la Asamblea Nacional. Su seguridad debe estar garantizada. El mundo está mirando”, dijo Bolton en Twitter.

Opinión de los analistas

La administración Trump ha dicho que el uso de la fuerza militar estadounidense sigue siendo una opción posible, pero algunos aliados de Estados Unidos en la región y en Europa se oponen a cualquier intervención militar en Venezuela.

“Creo que el modelo está en este punto, trabajando con otros países, con la diplomacia multilateral y apelando a las preocupaciones de la gente sobre las crisis humanitarias que están ocurriendo”, dijo Roger Noriega, un analista político latinoamericano del American Enterprise Institute.

También existe la preocupación de que la oposición en Venezuela, a menudo fracturada, no se mantenga unida y de que la presión diplomática pueda vacilar, si el estancamiento político continúa en un futuro indefinido.

El Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro, sugirió una posible solución negociada que permitiría a Maduro presentarse en una nueva elección abierta a todos los partidos de la oposición. Anteriormente ha apoyado los llamamientos de la oposición para la expulsión inmediata de Maduro.

Pero Estados Unidos y la oposición venezolana están en contra de cualquier acuerdo negociado que permita a Maduro permanecer en el poder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *