Hospital de MSF desarrolla prótesis impresas en 3D para víctimas de la guerra

Un hospital en Jordania ha dado a una víctima de la guerra de Yemen una nueva esperanza para el futuro, gracias a la tecnología de vanguardia de las prótesis impresas en 3D.

Un hospital en Jordania ha dado a una víctima de la guerra de Yemen una nueva esperanza para el futuro, gracias a la tecnología de vanguardia de las prótesis impresas en 3D.

Abdullah Ayed, de 21 años, perdió un brazo y se dañó gravemente el otro cuando su casa en Adén fue alcanzada por un explosivo en 2017.

Pasó semanas en coma en un hospital local. Cuando se despertó, supo que uno de sus brazos tenía que ser amputado mientras que el otro estaba casi irreparable.

«Yo deseaba la muerte, eso hubiera sido mejor que ser así», dijo Ayed. «Era vergonzoso salir con la mano amputada, sobre todo siendo joven, quería casarme, quería un trabajo. Pero no perdí mi fe en Dios.»

En agosto de 2018, la organización benéfica internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) envió a Ammán a recibir tratamiento y rehabilitación.

El programa de cirugía reconstructiva de MSF se puso en marcha en 2006 con el objetivo de ayudar a los pacientes a recuperar su independencia. Ayed fue elegido para recibir una prótesis impresa en 3D.

El supervisor del proyecto, Samar Ismail, dijo que las prótesis impresas en 3D son más rápidas de producir y mucho más baratas. El precio de un miembro 3D es de alrededor de 30 dólares, mientras que los miembros más convencionales empiezan en 200 dólares y pueden llegar a miles de dólares.

El peso ligero también es una gran ventaja, agregó Ismail, que permite a los pacientes usarlos durante más tiempo.

Hasta la fecha, se han colocado más de 20 miembros en pacientes de Gaza, Irak, Siria y Yemen.

Ayed dijo que su prótesis le está cambiando la vida. Aunque al principio era difícil de usar, la terapia le ayudó a recuperar habilidades como atarse los zapatos o ponerse una camisa.

«Había perdido la esperanza en la vida, pero ahora, después de entrenar, mi estado mental es mucho mejor», dijo.

Está practicando habilidades motoras que le permitirían trabajar en una lavandería. Pero su mayor sueño es poder volver a Yemen, casarse y formar una familia.

«Eso es todo lo que quiero, volver a casa y que las cosas mejoren allí.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *